Y el sueño un día, decidió ser libre.

Y un día,

harto el sueño de verse vestido con un traje y una corbata,

con maletín en mano,

con un piso en el centro de una ciudad y un chalet en las afueras,

con pelo engominado, perfume y comida de la cara,

con un coche más grande que el sueño del vecino.

Harto el sueño de pensar sólo en sí mismo,

decidió ser libre,

decidió no ser el sueño de los demás y ser su propio sueño,

decidió ser libre,

y el sueño soñaba con la desaparición de fronteras entre países y entre mentes,

soñaba con eliminar el hambre del mundo,

soñaba con investigar en un país sin tradición en ello,

soñaba con echar horas extras no por dinero, sino por gusto,

soñaba con tener una pequeña casita alejada lo más posible de la sociedad automatizada,

soñaba que las bombas se volvían piñatas de cumpleaños,

soñaba que el egoismo era mal visto,

soñaba con una población con acceso a la cultura,

soñaba que la gente se dio cuenta por fin, que cuanto más libros, más libres,

soñaba que los prejuicios sólo eran cosa de chiquillos.

El sueño soñaba por sí mismo,

porque el sueño un día, decidió ser libre.

2 comentarios to “Y el sueño un día, decidió ser libre.”

  1. kiram Says:

    Me encanta, es dulce, sencillo y precioso.🙂

    Saludos

  2. manueldavid Says:

    gracias kiram🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: