¿Y quizá sin lágrimas?

A veces miro fijamente tus ojos,

tan fijamente

que puedo ver las vías que trazan en el horizonte,

entonces, decido acerca mi oído a dichas vías,

para poder escuchar el latido de tu corazón cuando se acerque,

y de repente ocurre, ¡se acerca!, ya puedo escuchar el sonido del latido,

entonces, cuando se encuentra a mi altura

me subo sin pensarlo a este curioso tranvía,

y él me enseña que se encuentra hecho de pedazitos de piedra,

unas piedras tienen color de cariño de una familia,

otras de ganas de recorrer el mundo,

en otro lado puedo ver piedras de color incomprendidas,

allí puedo ver algo parecido a un árbol pero resulta ser un tirabuzón de tu pelo,

y por fin después de subir cuestas y después de bajarlas,

llegamos al castillo en donde reinan tus sentimientos,

me salto todos los controles y decido recorrerlo,

lo cierto es que ya llevo un tiempo dando vueltas por él,

es laberíntico, no consigo entenderlo del todo,

lo cierto es que a pesar de ser ilegible,

me gusta, no me importaría seguir recorriéndolo

hasta quedarme sin fuerzas,

¿y quizá sin lágrimas?

***********************

Poema inspirado en Portugal especialmente en Sintra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: