Desamor

Esta noche salí

en busca de mis latidos,

lo único que bombeaba la sangre de mi cuerpo

era la fuerza de mis lágrimas

que reflejaban una luna en miniatura

y que golpeaban en mi mejilla,

como si la noche entera

cayera sobre mí,

dejando un cielo vacio de estrellas fugaces

y por lo tanto de deseos que un día pedí.

Mis pies, sin rumbo,

deseaban huir, correr,

escapar de tu imagen,

pero a la vez,

espantados de miedo

de alejarse demasiado de tus ojos,

y que se interpongan en ellos

una niebla de olvido,

por eso, a pesar de todo,

intentaban andar con cautela.

Y sin más,

encontré mi corazón,

atrapado en un cepo que colgaba

de una ilusión

que recorría tu mirada.

Cada herida que tiene es un recuerdo,

cada gota de sangre fue tu sonrisa,

cada latido es un grito de socorro,

cada intento de escapar es morir.

Esta noche no tengo pensamientos,

sólo tengo recuerdos.

Esta noche no tengo latidos,

sólo tengo llantos.

Esta noche no tengo corazón,

sólo tengo versos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: