Mundo al revés

La plaza estaba rebosante de gente, todos querían agradecer al jugador Iniesta lo que había logrado alcanzar. La gente enloquecida gritaba su nombre, habían venido de todas las partes del mundo, de todas las edades y todas las culturas, también pude ver a los reyes de España y al presidente de la FIFA. Y por fin, Iniesta se asomó al balcón y alzó con las manos aquella preciada copa dorada, nada más y nada menos que el premio Nobel de ciencias, otorgado por lo que había sido capaz de descubrir en su tiempo libre, entre partido y partido de fútbol.

2 comentarios to “Mundo al revés”

  1. Arioleta Says:

    Mejor, mucho mejor que el anterior🙂
    Creo que todos los no-futboleros merecemos un homenaje por lo que estamos aguantando😛

  2. manueldavid Says:

    Puff, yo acabé hasta las narices del mundial, lo único que me hacía sobrellevarlo eran las cervezas que nos tomábamos con los amigos/as mientras veíamos los partidos. Si el mundial durase más, hubiese acabado siendo un alcohólico.

    Saludos🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: