Agonía

Abro mis ojos,

y me encuentro rodeado de mi agonía,

que me oprime fuertemente el pecho

y me hace respirar profunda y rápidamente.

Saco el brazo de las sábanas

y enciendo la luz

para intentar ver respuestas.

Mis ojos consiguen

mirar el techo de mi dormitorio,

pero no hay ninguna respuesta escrita,

sin embargo,

mi mente sigue a ciegas

a causa de mi terrible agonía.

Mi cabeza apoyada en la almohada,

parece mantenerse al margen

de cualquier acto de vida más allá de esta habitación.

Pero la agonía aprieta,

ahora con más fuerza,

y consigue que mi mano derecha coja un bolígrafo,

y mi mano izquierda un papel,

y mi cuerpo se siente en una silla,

y apoyando el papel en la mesa,

y en medio de la oscuridad y el silencio,

mi agonía encuentra una respuesta

que justifica su existencia,

la escribe en el papel, poniendo la siguiente frase:

te echo de menos…, utopía.

Una respuesta to “Agonía”

  1. Arioleta Says:

    La nostalgia se torna agonía cuando no sabemos convivir con la ausencia del ser amado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: