Hablándome como si nada

No sé que me ocurre cuando miro tus ojos.

El otro día,

mientras me hablabas,

no pude evitar mirarte fíjamente a los ojos,

y entonces,

cuando pensaba que estaba en el azul de uno de los cielos de un cuadro de Van Gogh,

te vi, montada en una barca,

justo detrás de mí,

en mitad de un río azul,

pero después,

volví de nuevo la cabeza,

para ver si te encontraba,

y ya no estabas.

Navegué por todos lados con la barca,

para ver si te encontraba,

pero nada.

De repente,

un parpadeo de tus ojos,

y después justo por fin te encontré,

allí seguías sentada,

en la silla del despacho,

hablándome como si nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: