Playa de la Malvarrosa

Hacía frío,

tanto frío como el latir

de un desamor naciendo y desnudo.

De pequeño pensaba que la luna

estaba viva y era de plata.

Hacía viento,

era sin duda el aliento

de la luna atravesada por el verso triste

de un poeta que quedó sin corazón.

De mayor pensaba que la luna no era de plata

pero que seguía viva.

Estaba en la playa de la Malvarrosa,

y lo único que crió malvas,

fueron mis pensamientos suicidas

que se suicidaron en el haz de luz

que en forma de túnel  se impuso

en mitad de la oscuridad

como un dictador,

dirigido por el general Faro. 

La espuma

se iba formando

bajo el fuerte recorrido de las olas,

una espuma plateada,

de derecha a izquierda,

que parecen llamaradas

que van engendrando sueños.

Cada ola

que se formaba

parecían las oportunidades

que se nos presentan

para salir a flote,

en este océnao de mares de corazones.

Las estrellas,

entraban en mis ojos sin permiso,

y seguían allí, incluso cuando los cerraba,

parecían un mapa de pecas

de la cara del mundo.

Y aquel recuerdo

de su cara con pecas,

reflejándose en mis ojos,

me hizo llorar con la luna.

Hoy pienso que la luna está viva,

pero se convirtío en hojalata oxidada de tanto llorar.

Entonces ella,

la luna,

me dio la oportunidad

de que al menos

por aquella noche

buscara consuelo en un refugio.

Así que,

me transformé en un pez volador,

con alas invisibles pero de oro,

y volé hasta la ola más grande que encontré,

y allí respiré consuelo y refugio,

hasta que de repente,

la ola chocó contra las rocas

y yo choqué contra la realidad.

Y allí,

tumbado, malherido,

en mitad de la oscuridad de la playa,

me noté una herida 

a la altura del pecho,

la toqué con mi mano,

pero no me salía sangre,

me salieron palabras,

y fue justo cuando escuché a la luna decir:

Junta las palabras que te caen de la herida del desamor de tu alma,

ponlas en un papel y forma un poema,

ya verás como tu alma cicatriza.

Y así fue, que tendido en la playa,

moribundo y desorientado,

empecé a escribir este poema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: